¿El principio del fin de GoPro?

En diversos periódicos de tirada nacional se ha podido leer últimamente que GoPro no está teniendo los resultados de venta que se esperaban, así que ¿podemos pensar que es el principio del fin de GoPro, la empresa que ha sido el estandarte de las cámaras de acción en los últimos años? Seguramente cuando el surfista Nick Woodman fundó GoPro no se imaginaba esta situación actual pero tampoco se habría imaginado hasta donde llegaría su empresa en pocos años. Este joven supo encontrar en el momento adecuado un nicho en el mercado que estaba por explotar.

Es imposible negar que esta empresa ha sido la reina en ventas de las cámaras deportivas durante bastantes años. Su éxito reside en que no sólo han ido creando buenas cámaras sino que han conseguido vender un estilo de vida. Cuando alguien adquiere una GoPro la marca nos vende la idea de que a partir del momento de la compra vamos a empezar a realizar actividades espectaculares. Este punto ha sido algo clave en la evolución y el éxito de la empresa.


Mucha gente ha grabado cosas increíbles con su GoPro pero muchos otros no pasan de grabar algún chapuzón en la piscina de su pueblo o los saltos de su gato en cámara lenta. De hecho a modo de parodia hace poco hice un vídeo con una GoPro de una situación cotidiana y espectacular que podemos grabar con nuestra nueva flamante cámara de acción.


En los tiempos que corren con una crisis galopante que parece no marcharse muchos nos planteamos si pagar por una GoPro entre 300€ y 400€ merece realmente la pena (ya sé que la marca ha sacado modelos más económicos, pero éstos no se acercan ni de lejos a las prestaciones de sus hermanas mayores). Y es aquí donde entran en juego los fabricantes chinos que al ver que GoPro no ha parado de vender millones de cámaras en los últimos años han decidido entrar al terreno de juego y han inundado el mercado con modelos de cámaras de acción que comparten muchas similitudes y prestaciones con las cámaras de GoPro, pero por una cuarta o quinta parte del precio de una GoPro Hero4 Silver o Black. Algunas de estas cámaras asiáticas son la Xiaomi Yi, la SJ5000+, la GitUp Git2 o la famosa SJ4000 que fue una de las primeras que se alzó en el mercado como una alternativa de bajo coste real para la gente que no quería dejarse mucho dinero en una cámara que igual usaba en cuatro ocasiones contadas.

GoPro se dio cuenta de que le habían salido unas cuantas competidoras que se estaban comiendo un trozo de pastel de su mercado y por ello decidieron sacar modelos de bajo coste, empezaron con la GoPro Hero 2014 y han acabado por el momento con la GoPro Hero Session. En el primer caso consiguieron un éxito modesto, ya que a pesar de no ser la cámara perfecta pusieron un precio razonable a esta cámara. Pero en el caso de la GoPro Hero Session se les fue de las manos y sacaron esta pequeña cámara por un precio casi igual al de la GoPro Hero4 Silver, así que pasados unos meses desde su lanzamiento se han visto forzados a bajar unos 100€ el precio de la Session. Es evidente que aquí ha seguido una estrategia poco acertada, bajo mi punto de vista deberían haber sacado una alternativa real a sus ediciones Silver y Black, cuando digo real me refiero a que deberían haber hecho un producto con el mismo aspecto físico que ellas, es decir que por fuera nos costase diferenciar si estamos ante la gama alta o la baja. Tal vez hubiese sido suficiente con indicar el modelo en el serigrafiado de la carcasa. Evidentemente esto debería ir acompañado de unas características inferiores a la gama alta pero suficientes para el común de los mortales, por ejemplo buena calidad de vídeo a 1080p a 60fps. Pero además de no cumplir lo anterior han cometido el error de que estas cámaras vienen con carcasa integrada y con baterías no extraíbles, dos graves errores para una cámara de acción.

Todas estás circunstancias que os he ido describiendo son las que han hecho que GoPro no consiga las ventas que estimaban los analistas y que hayan tenido que reducir su plantilla de trabajadores en un 7%. Así que volviendo a la pregunta del comienzo, ¿es el principio del fin de GoPro? Desde mi humilde opinión si sigue dando palos de ciego y no se adapta al mercado es probable que se convierta en la próxima BlackBerry. Tiene dos opciones, crear productos que puedan competir en precio con sus competidores asiáticos o marcar una diferencia en prestaciones suficientemente grande para que realmente merezca la pena su compra respecto a las cámaras chinas, aunque esta segunda opción la veo bastante compleja, ya que aunque mañana GoPro anunciase una nueva cámara con la posibilidad de grabar en 4K a 60fps o incluso a 8K a 30fps serían muy pocos los que a día de hoy se beneficiasen de estas mejoras debido a que no todo el mundo tiene un ordenador capaz de editar vídeos a esas resoluciones, o directamente no tiene ninguna pantalla que soporte esa resolución. En resumidas cuentas o GoPro se replantean muchas cosas o empezará a ir cuesta abajo y sin frenos.

Leave a Reply

2 Comments on "¿El principio del fin de GoPro?"

Notify of
avatar
Sort by:   newest | oldest | most voted
trackback

[…] ¿El principio del fin de GoPro? […]

trackback

[…] ya vaticiné en un artículo anterior o GoPro se ponía las pilas o iba a tener serios problemas para mantener el liderazgo que ha tenido […]

wpDiscuz